FUERTE BAJADA DEL PRECIO DE LA SEGUNDA VIVIENDA  POR EL COVID-19.

Debido al Coronavirus entramos en una fuerte recesión económica que va a arrastrar a la baja el precio de la vivienda y muy especialmente a la segunda vivienda. Ésta última a a sentir el peso de la crisis de forma muy severa.

La bajada del poder adquisitivo de los Españoles llevará consigo un descenso de la demanda agregada y por tanto de los precios. Algunas personas deberán solatar lastre de pagos e hipotecas y para ello venderán la vivienda no habitual, la segunda de sus viviendas, como subirá la oferta y bajará la demanda los precios deberán corregirse a la baja. Esta corrección irá en sincronía con el aumento del paro, el descenso del producto interior bruto, el incremento del déficit público de forma insostenible y en ausencia de inflación subirá la precariedad laboral así como el desempleo.

El escenario que describe el Fondo Monetario Internacional es devastador para España e Italia. Según el FMI España podría sufrir en el año 2020 un descenso del PIB del 8%, teniendo en cuenta que estaba previsto crecer este año un 1%, el descenso total es del 9%, lo cual es un hecho sin precedentes en la historia económica de España que nos retrae a lo peor de la posguerra. Es pronto para extraer conclusiones, pero si lo dice el FMI por algo será. El tiempo dirá si era verdad o no.

De momento este verano la costa Española sufrirá las consecuencias de forma dramática, la ausencia de turismo, la ausencia de ingresos por alquileres vacacionales será un motivo más para vender el apartamento de la playa.

Para  no devaluar más de la cuenta un chalet o un  apartamento es muy importante que un profesional realice una Valoración del inmueble y con ello sepamos el valor real de venta. Precios caros no realistas de venta van a “quemar” el inmueble demasiado tiempo sin vender. Algo que lleva mucho tiempo en venta devalúa demasiado el producto a largo plazo. Por querer ganar más dinero del que vale, a la larga se gana menos al tener tanto tiempo en venta el piso o chalet, nadie quiero algo quemado con tanto tiempo. La gente piensa que cuando no se vende por algo será y yo no voy a ser el tonto que lo compre, por eso se deprecian los inmuebles sobrevalorados, por su sobreexposición.

Los precios se van a mover, van a cambiar y solo los peritos saben cual es el precio real y actual del inmueble ya que conocen a la perfección el mercado actual en el escenario y coyunturas del Coronavirus.

Conocer el valor real ahorra tiempo, facilita la venta, no devalúa el producto y se duerme tranquilo vendiendo al precio real.